Vida

Aislamientos precigóticos versus postcigóticos

Aislamientos precigóticos versus postcigóticos

La diversidad en la vida en la Tierra se debe a la evolución y la especiación. Para que las especies diverjan en diferentes linajes en el árbol de la vida, las poblaciones de una especie deben aislarse unas de otras para que ya no puedan reproducirse y crear descendencia juntas. Con el tiempo, las mutaciones se acumulan y se hacen evidentes nuevas adaptaciones, lo que hace que las nuevas especies provengan de un ancestro común.

Existen muchos mecanismos de aislamiento diferentes, llamados aislamientos precigóticos, que evitan que las especies se crucen entre sí. Si logran producir descendencia, existen más mecanismos de aislamiento, llamados aislamientos poscigóticos, que aseguran que la descendencia híbrida no sea seleccionada por selección natural. Al final, ambos tipos de aislamientos están diseñados para impulsar la evolución y asegurar que la especiación sea el resultado deseado.

¿Qué tipos de aislamientos son más efectivos en vista de la evolución? ¿Son los aislamientos precigóticos o poscigóticos el elemento disuasivo preferido para el cruce de especies y por qué? Si bien ambos son muy importantes, tienen sus fortalezas y debilidades en la especiación.

Aislamientos Precigóticos Fortalezas y Debilidades

La mayor fortaleza de los aislamientos precigóticos es que evita que un híbrido ocurra en primer lugar. Dado que hay tantos aislamientos precigóticos (aislamientos mecánicos, de hábitat, gametos, conductuales y temporales), es lógico que la naturaleza prefiera que estos híbridos ni siquiera se formen en primer lugar. Existen tantos controles y equilibrios para los mecanismos de aislamiento precigóticos, que si las especies logran evitar quedar atrapadas en la trampa de una, entonces otra evitará que se forme el híbrido de la especie. Esto es especialmente importante para prohibir el apareamiento entre especies muy diferentes.

Sin embargo, especialmente en las plantas, se produce hibridación. Por lo general, esta hibridación se produce entre especies muy similares que han divergido mucho más recientemente en diferentes linajes de un ancestro común en el pasado relativamente reciente. Si una población se divide por una barrera física que conduce a la especiación debido a que los individuos no pueden llegar físicamente entre sí, es más probable que formen híbridos. De hecho, a menudo hay una superposición de hábitat llamada zona de hibridación donde se produce este tipo de interacción y apareamiento. Entonces, si bien el aislamiento precigótico es muy efectivo, no puede ser el único tipo de mecanismo de aislamiento en la naturaleza.

Aislamientos Postcigóticos Fortalezas y Debilidades

Cuando los mecanismos de aislamiento precigótico no logran mantener a las especies en aislamiento reproductivo entre sí, los aislamientos poscigóticos se harán cargo y garantizarán que la especiación sea la ruta preferida para la evolución y la diversidad entre las especies continuará aumentando a medida que actúe la selección natural. En el aislamiento poscigótico, se producen híbridos, pero tienden a no ser viables. Es posible que no sobrevivan lo suficiente como para nacer o que tengan defectos importantes. Si el híbrido llega a la edad adulta, a menudo es estéril y no puede producir su propia descendencia. Estos mecanismos de aislamiento aseguran que los híbridos no sean los más frecuentes y que las especies permanezcan separadas.

La principal debilidad de los mecanismos de aislamiento poscigótico es que deben confiar en la selección natural para corregir la convergencia de las especies. Hay veces que esto no funciona y el híbrido en realidad hace que una especie retroceda en su línea de tiempo evolutiva y vuelva a una etapa más primitiva. Si bien esto a veces es una adaptación deseable, la mayoría de las veces en realidad es un retroceso en la escala de evolución.

Conclusión

Tanto los aislamientos prezygotic como los postzygotic son necesarios para mantener las especies separadas y en caminos de evolución divergentes. Estos tipos de aislamientos reproductivos aumentan la diversidad biológica en la Tierra y ayudan a impulsar la evolución. Aunque todavía dependen de la selección natural para funcionar, asegura que se mantengan las mejores adaptaciones y que las especies no regresen a un estado más primitivo o ancestral a través de la hibridación de especies que alguna vez estuvieron relacionadas. Estos mecanismos de aislamiento también son importantes para evitar que especies muy diferentes se apareen y produzcan especies débiles o no viables que consuman recursos importantes para individuos que realmente deberían reproducirse y transmitir sus genes a la próxima generación.