Nuevo

Biografía de Emiliano Zapata, revolucionario mexicano

Biografía de Emiliano Zapata, revolucionario mexicano

Emiliano Zapata (8 de agosto de 1879-10 de abril de 1919) fue un líder de la aldea, agricultor y jinete que se convirtió en un líder importante en la Revolución Mexicana (1910-1920). Jugó un papel decisivo en derribar la dictadura corrupta de Porfirio Díaz en 1911 y unió fuerzas con otros generales revolucionarios para derrotar a Victoriano Huerta en 1914. Zapata comandó un ejército imponente, pero rara vez salió, prefiriendo quedarse en su territorio natal de Morelos. Zapata era idealista, y su insistencia en la reforma agraria se convirtió en uno de los pilares de la Revolución. Fue asesinado en 1919.

Datos rápidos: Emiliano Zapata

  • Conocido por: Uno de los líderes de la revolución mexicana
  • Nacido: 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, México
  • Padres: Gabriel Zapata, Cleofas Jertrudiz Salazar
  • Murió: 10 de abril de 1919 en Chinameca, San Miguel México
  • Educación: Educación básica de su maestro Emilio Vara
  • Esposa: Josefa Espejo
  • Niños: Paulina Ana María Zapata Portillo (con su esposa), Carlota Zapata Sánchez, Diego Zapata Piñeiro, Elena Zapata Alfaro, Felipe Zapata Espejo, Gabriel Zapata Sáenz, Gabriel Zapata Vázquez, Guadalupe Zapata Alfaro, Josefa Zapata Espejo, Juan Zapata Alfaro, Luis Eugenio Zapata Sáenz, Margarita Zapata Sáenz, María Luisa Zapata Zúñiga, Mateo Zapata, Nicolás Zapata Alfaro, Ponciano Zapata Alfaro (todos ilegítimos)
  • Cita notable: "Es mejor morir de pie que vivir de rodillas".

Vida temprana

Antes de la Revolución, Zapata era un joven campesino como muchos otros en su estado natal de Morelos. Su familia estaba bastante bien en el sentido de que tenían su propia tierra y no eran peones de la deuda (esclavos, esencialmente) en una de las grandes plantaciones de caña de azúcar.

Zapata era un dandy y un conocido jinete y torero. Fue elegido alcalde de la pequeña ciudad de Anenecuilco en 1909 y comenzó a defender la tierra de sus vecinos de los codiciosos terratenientes. Cuando el sistema legal le falló, reunió a algunos campesinos armados y comenzó a recuperar la tierra robada por la fuerza.

Revolución para derrocar a Porfirio Díaz

En 1910, el presidente Porfirio Díaz tuvo las manos llenas con Francisco Madero, quien se postuló contra él en una elección nacional. Díaz ganó manipulando los resultados, y Madero se vio obligado a exiliarse. Desde la seguridad en los Estados Unidos, Madero pidió una revolución. En el norte, Pascual Orozco y Pancho Villa respondieron a su llamado, quienes pronto pusieron grandes ejércitos en el campo. En el sur, Zapata vio esto como una oportunidad para el cambio. También levantó un ejército y comenzó a luchar contra las fuerzas federales en los estados del sur. Cuando Zapata capturó a Cuautla en mayo de 1911, Díaz sabía que su tiempo había terminado y se exilió.

Oponerse a Francisco I. Madero

La alianza entre Zapata y Madero no duró mucho. Madero realmente no creía en la reforma agraria, que era lo único que le importaba a Zapata. Cuando las promesas de Madero no se cumplieron, Zapata salió al campo contra su antiguo aliado. En noviembre de 1911 escribió su famoso Plan de Ayala, que declaraba a Madero traidor, llamado Pascual Orozco jefe de la Revolución, y describió un plan para una verdadera reforma agraria. Zapata luchó contra las fuerzas federales en el sur y cerca de la Ciudad de México. Antes de que pudiera derrocar a Madero, el general Victoriano Huerta lo golpeó en febrero de 1913, ordenando que Madero fuera arrestado y ejecutado.

Oponerse a Huerta

Si había alguien a quien Zapata odiaba más que Díaz y Madero, era Victoriano Huerta, el alcohólico amargo y violento que había sido responsable de muchas atrocidades en el sur de México mientras intentaba poner fin a la rebelión. Zapata no estaba solo. En el norte, Pancho Villa, que había apoyado a Madero, inmediatamente salió al campo contra Huerta. Se le unieron dos recién llegados a la Revolución, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón, quienes levantaron grandes ejércitos en Coahuila y Sonora, respectivamente. Juntos hicieron un trabajo corto de Huerta, quien renunció y huyó en junio de 1914 después de repetidas pérdidas militares ante los "Cuatro Grandes".

Zapata en el conflicto de Carranza / Villa

Cuando Huerta se fue, los Cuatro Grandes casi inmediatamente comenzaron a pelear entre ellos. Villa y Carranza, que se despreciaban el uno al otro, casi comenzaron a disparar antes de que Huerta fuera removido. Obregón, quien consideraba que Villa era un cañón suelto, apoyó de mala gana a Carranza, quien se nombró presidente provisional de México. A Zapata no le gustaba Carranza, por lo que se puso del lado de Villa (hasta cierto punto). Principalmente se mantuvo al margen del conflicto Villa / Carranza, atacando a cualquiera que viniera a su territorio en el sur, pero rara vez salía. Obregón derrotó a Villa en el transcurso de 1915, permitiendo a Carranza centrar su atención en Zapata.

Las soldaderas

El ejército de Zapata fue único porque permitió que las mujeres se unieran a las filas y sirvieran como combatientes. Aunque otros ejércitos revolucionarios tenían muchas mujeres seguidoras, generalmente no peleaban (con algunas excepciones). Solo en el ejército de Zapata había un gran número de mujeres combatientes: algunas incluso eran oficiales. Algunas feministas mexicanas modernas señalan la importancia histórica de estas "soldaderas" como un hito en los derechos de las mujeres.

Muerte

A principios de 1916, Carranza envió a Pablo González, su general más despiadado, para localizar y acabar con Zapata de una vez por todas. González empleó una política de tolerancia a la tierra quemada. Destruyó pueblos, ejecutando a todos los sospechosos de apoyar a Zapata. Aunque Zapata pudo conducir el federales Fuera por un tiempo en 1917-1918, regresaron para continuar la lucha. Carranza pronto le dijo a González que terminara Zapata por cualquier medio necesario. El 10 de abril de 1919, Zapata fue traicionado, emboscado y asesinado por el coronel Jesús Guajardo, uno de los oficiales de González que había fingido querer cambiar de bando.

Legado

Los partidarios de Zapata quedaron atónitos por su repentina muerte y muchos se negaron a creerlo, prefiriendo pensar que se había escapado, tal vez enviando un doble en su lugar. Sin él, sin embargo, la rebelión en el sur pronto fracasó. A corto plazo, la muerte de Zapata puso fin a sus ideas de reforma agraria y trato justo para los agricultores pobres de México.

A la larga, sin embargo, ha hecho más por sus ideas en la muerte que en la vida. Como muchos idealistas carismáticos, Zapata se convirtió en mártir después de su traicionero asesinato. A pesar de que México aún no ha implementado el tipo de reforma agraria que deseaba, es recordado como un visionario que luchó por sus compatriotas.

A principios de 1994, un grupo de guerrilleros armados atacó varias ciudades del sur de México. Los rebeldes se autodenominan EZLN, o Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Eligieron el nombre, dicen, porque a pesar de que la Revolución "triunfó", la visión de Zapata aún no se había cumplido. Esta fue una gran bofetada al partido gobernante PRI, que tiene sus raíces en la Revolución y supuestamente es el guardián de los ideales de la Revolución. El EZLN, después de hacer su declaración inicial con armas y violencia, casi de inmediato cambió a los campos de batalla modernos de Internet y los medios mundiales. Estos ciberguerrilleros retomaron donde Zapata lo dejó 75 años antes: el Tigre de Morelos lo habría aprobado.

Fuentes

"Emiliano Zapata".Biography.com, A&E Networks Television, 4 de febrero de 2019,

McLynn, Frank. "Villa y Zapata: una historia de la revolución mexicana". Basic Books, 15 de agosto de 2002.

“¿Quién fue Emiliano Zapata? Todo lo que necesitas saber."Hechos, infancia, vida familiar y logros del líder revolucionario.